miércoles, 12 de agosto de 2020

Los terremotos y las mareas

En el post anterior rebatía uno de los "mantras" repetidos hasta aburrir por la mayoría de los profesionales de la geología; la creencia de que los terremotos no son estacionales.

Porque lo son, y no solamente en períodos largos de tiempo, como es el ciclo entre perihelios, en los que la estadística (1) confirma "la sensibilidad" de los terremotos a los ciclos de las mareas. La tendencia sísmica aumenta en la fase de afelio a perihelio y disminuye en la fase de perihelio a afelio, coincidiendo con la tendencia del componente anual de la marea solar.

En la imagen se puede apreciar de un vistazo cómo ha disminuido la concentración de días con muy alta sismicidad global (VHGSL) a medida que nos alejábamos del último perihelio (cinco de enero) en dirección al afelio (cuatro de julio).

Tendencia que se invertirá previsiblemente hasta el próximo perihelio (dos enero del 2021).


En ciclos no tan largos, como los quincenales entre sicigias lunisolares (2), también se hace evidente que los terremotos son una manifestación más de la misma marea.



Lo mismo que en ciclos más cortos aún, como los diurnos y semidiurnos, de los que es posible deducir hasta la hora y lugar de su ocurrencia más probable (3).

 (1) 

 (2) 


No hay comentarios:

Publicar un comentario