martes, 9 de abril de 2013

Malos augurios para Diciembre 2013 y Enero 2014

Imagen del Sistema Solar el 1 de Enero de 2014 (Solar System Scope)

Mucho dudé antes de abrir este blog en Noviembre de 2012, tanto como he dudado ahora al escribir este nuevo post.

La razón no es el miedo al ridículo social, si no llegaran a suceder las prediciones.
Por otra parte, un ridículo de consecuencias bastante reducidas, al ser este blog de caracter anónimo, que pocos conocen quién lo escribe, solo unos allegados con los que me alegraré ¡Y no saben ustedes cuánto si no sucediera!.
Habrá otros pocos que se reirán también si me equivoco, pero ésos no me importan, porque la vida me ha enseñado que solo importan los que se ríen contigo y no los que se ríen de ti.

Descartados el reconocimiento y la mofa social por la naturaleza anónima del blog, queda el verdadero motivo de mis dudas.

Es la desazón que sentiría después, por no haber advertido de lo que cuentan los números y lo que nos indica la naturaleza insistentemente, aunque reconozco que todavía no lo interpretemos de una forma muy clara, porque desconocemos muchas de las causas del mecanismo que desencadena un terremoto.

Consciente también de las escasas consecuencias de esta advertencia, por la misma razón anterior (blog anónimo) y de muy limitada difusión e influencia, confío que llegue a quien tenga mayor proyección y poder social, para que pueda poner los medios que convengan, y se puedan paliar las eventuales consecuencias de probables grandes seísmos por esas fechas.

La satisfacción personal que me produciría el haber pronosticado con acierto, no se podría comparar con el pesar que sentiría por sus probables trágicas consecuencias.

El hecho es que desde principio de Diciembre (5) del presente año, hasta el 10 de Enero de 2014, siendo máxima el 1 de Enero de 2014, sucederá una posición astronómica que por lo menos es inquietante.

Los cuatro astros más influyentes en fuerza de gravedad, están alineados y muy cerca. En este orden: Sol, Venus, Luna, Tierra y Júpiter. Una posición no muy común.

Pero además de la sicigia lunisolar, y esto es lo más determinante para las mareas que se generarán, nuestro satélite está en perigeo, y nosotros, la Tierra, en perihelio.

La resultante de fuerza gravitatoria a la que estaremos sometidos, Ftotal, será de 36,8909078832351 zettanewtons, algo más alta de lo normal. En el año 2012 se alcanzo una máxima de 36,8158537716624 zettanewtons, el 13 de Diciembre.
Las mayores crisis sísmicas han ocurrido cuando el valor de Ftotal era elevado o bajo (en sicigia lunisolar o próximos a ella) generando mareas de gran amplitud. Hubo menos terremotos significativos cuando Ftotal estaba comprendida entre 35,389 y 35,899 zettanewtons.

En el siguiente gráfico se comparan los mayores seísmos registrados desde el año 1904 hasta la actualidad, con el nivel de fuerza gravitatoria (Ftotal) en el momento de cada terremoto.
Descargar archivo excel

¡Vaya casualidad! Dirá usted, estimado lector, ¡Noche Vieja y Año Nuevo temblando otra vez! ¡Los alarmistas de siempre! Pero no conviene que olvide, que la configuración misma del calendario que utilizamos es también de origen astronómico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario